top of page
  • Foto del escritorJesús Castro Rodríguez

Evaluación Psicológica de Dios (II). El seguimiento.


Sujeto que dice llamarse Dios Yavé y que ingresa en el servicio hace unos años y que al alta aún presentaba delirios de grandiosidad y omnipotencia, si bien se encontraba tranquilo y concienciado de su enfermedad. Según refiere durante este tiempo ha seguido con la medicación pautada, y consta el hecho de que ha visitado con la regularidad prescrita a su psiquiatra.

El paciente acude acompañado por parte del que dice ser su núcleo familiar, un tal Arcangel Gabriel y un tal San Pedro, que le transportan en una suerte de carretilla elevadora. Al parecer, y según nos aseguran, Dios Yavé, antes de empezar con el tratamiento pesaba solo unos ochenta y cinco kilos, y ahora estará rozando los ciento cincuenta.

Durante la entrevista clínica el paciente se muestra agitado. Refiere estar muy preocupado por su estado de salud, ya que según sus propias palabras "esh un sufrimiento adooooptar mi foshrma corpóreah puejsto que se me hashce complicadíshimo movermme por el mundo. Últimamente he opstado por sholamente adoptar fomma de paloma, pero mash de una vez he shido víctima del gamberrismo de alguno al que había tomado por Shanto".

También me cuenta que "también penshé en hacer shugerencias mediante mi potente voz, de forma que no fuera neceshario manifeshtarmme en mi forma corpórea, pero ya ve usted lo que me cueshhta hablar de fomma comprhenshible, ashí que cada vezh que lo he intentado, el o losh shujetosh objeto de mi intereshh, en un prinshipio se han asushtado, pero han acabado teniendo unos remendosh ataquesh de risa, lo que me ha generado grandesh dishgustosh para perjushio de la humanidad entera".

En este momento de la entrevista, Dios Yavé se echa a llorar, mostrando una gran labilidad emocional, puesto que por momentos comienza a reírse a carcajadas. Luego se queda mirando un rato a la pared de enfrente como hipnotizado. Le pregunto el motivo de tal decaimiento y me contesta que se siente enormemente culpable por lo ocurrido a la humanidad entera especialmente en los dos últimos años.

Ante mi interés por averiguar a qué se refiere, me contesta con cara de perplejidad "¿no esh evidente?¿no lee usted la prensha?¿es usted otro idiota fruto de mi obra?". Dios Yavé se muestra aún mas abatido y me cuenta que "hashe mas no menos unos ocho o nueve añosh, en vishta de la deriva absurda que llevaban los humanos en el mundo occidental, y mash eshpecíficamente en un paish tan fan mío como Eshpaña, decidí que ya estaba bien de generar catetos que sin shaber hacer sumash de una cifra, ganaran mash que cualquiera de mis criaturas mas eshtudiadas, poniendo un bloque sobre otro. Shi, yo hice estallar lo que luego llamaron la burbuja inmobiliaria e hisce comenzar la crishis. Lo que no eshperaba es que una sherie de criaturas mías llamadas en el mundo "políticos" comensharan a tomar decishiones tan shumanmente eshtúpidas. Entoncesh, cuando empeshé a ver que la cosha se deshmadraba, me bloqueé, y fué cuando ushtedes, hijos miosh me acogieron en eshte servicshio. Y la verdad, que musho mejor. Con lash pashtillas al prinshipio me encontré mash, mucho mash tranquilo. Tan tranquilo eshtaba que me olvidé de todo, todo, todo. Eshtuve shin hasher nada durante añosh. Solo dormía, comía, dormía, comía, dormía, comía, y no tenía ganash de nada mash.

Un buen día me entero por Shan Pedro que un tal Zhapatero va a gashtarshe nosecuantosh millonesh en hasher obrash absurdash, sin pagar antesh las deudash con las empresash. Y ahí vino el problema. Me preshento ante el, pero el muy cabrón she me deshcojona en la cara y llama a sheguridad para que echen de su deshpacho a una venerable morsha que no shabe como, ha aparecido de pronto ante él.. Aquí reconshco que perdí el norte. Provoqué, entre terremotos, acchidentes relashionados con la climatología adversha, y el negarme a auxiliar a mi hijos, aproximadamente unas quincemil cuatrocientas defunsciones. Luego, para vengarme del tal Zhapatero, busqué al político mas tortishero, eshtúpido, capullo, insensible y corrupto poshible, que cashualmente era el jefe de la oposishión Eshpañola, e hice que ganara las elecciones en el país."

En este momento de la entrevista, Dios Yavé, preso de la angustia, comienza a manifestar un tremendo tic nervioso en los ojos, y nos pide un vaso de agua para intentar tranquilizarse. Después de un par de minutos continúa la narración de lo acaecido afirmando que “yo fuí el caushante, para variar, de lo que vino despuesh......si, yo toqué con mi sagrado báculo a Pedro Chanchex, para que a partir de ahí, conshiguiera todo lo que se propushiera”. En ese momento Dios Yavé comienza a sufrir espasmos en todo el cuerpo, por lo que una vez mas, tiene que pausar el discurso. Unos minutos después, parece recuperar el temple y continua diciendo que “inmediatamente me percaté de que mi shagrado báculo al final del día no conshigue milagros, y no se ajushta ni a la moralidad ni a la ética divina, por lo que al adivinar lo que venía despuesh, intenté generar alternativash al tal Pedro (una auténtido ashaltador de caminosh sin honor ni palabra), y se crearon partidos políticos nuevos por doquier, lo que para mi shorpresha resultó en un caos absholuto, un infierno lingüishtico para beneficio de los programash televisivos de tertulias, y una absholuta y eshtupida pérdida de tiempo. Y ahora me veo como me veo, impotente.....YO IMPOTENTE E INCAPAZ, y enshima por el caminito, un hombre bienintenshcionado al que se le fue la mano en impartir jushticia y pash (culpa mía) pero que pregonaba mi palabra y la imponía (como debe ser), fue expulsado de un mausoleo que hizo en mi honor, y a sus reshtos le dio un último pasheo en helicóptero. Reconoshco que aquí monté en cólera y desaté sobre la tierra una plaga como solía hasher en los viejosh tiemposh, en un intento de resetear el mundo...." Otra vez, Dios Yavé se agita, hiperventila, para luego empezar a gritar que “YO ME RETIROOOOOOO, ME RETIROOOOOOO, SHHH

EÑOOOOOOORRRRR, LLEVAME PRONTOOOOOO.....”.

Le pinchamos un tranquilizante mayor. Por su bien. Veremos su evolución. Pobre. 

14 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
bottom of page